Nunca se me había ocurrido llegar hasta Hong Kong, pero acá estoy, esperando el proximo avión a Tokio.

El viaje a Tokio empezó ayer jueves (Junio 2017) desde muy temprano. A las 6 de la mañana ya estaba levantándome para dejar Jersey y volar a Gatwick como de costumbre. Londres funciona a modo de puente entre la pequeña isla y el resto del mundo. También se puede salir de la isla en ferry, pero no mas lejos que Francia, Guernsey y algunos puertos de la costa de Inglaterra.

Easy Easy Jet

 

El vuelo es bastante rapido, 45 minutos y ya estas aterrizando.

Para las 9 y algo ya estaba en Gatwick. Lamentablemente el wifi de ese aeropuerto es lento y ridículamente caro. Una vez gastados los 90 minutos de cortesía, tenes que subscribirte, por lo menos, al plan mas corto que es de un mes. Osea que las opciones en Gatwick se reducen a hacer shopping o ir al bar que esta a la derecha justo al final de las escaleras mecánicas (The London Bar).

Esta vez era bastante temprano para el bar así que me fui a comprar unas zapatillas que andaba necesitando. No quiero llegar a Tokio con zapatillas agujereadas y me avisaron que es complicado encontrar talles si calzas mas de 38 (Mentira)

Después de hacer las compras y correr al avión como de costumbre – aunque llegue 5 horas antes, de una manera u otra siempre llego al ultimo momento – me subí al avión que me iba a dejar después de un viaje de 11 horas, en Hong Kong para hacer transbordo a Tokyo.

No se si fue coincidencia o la chica del check-in se percato, pero me dio el asiento que esta justo atrás de los baños donde hay casi tanto espacio para poner las piernas como en la clase business.

El vuelo fue ameno. Mire un par de películas, dormí y comí bien.

Una vez llegado a Hong Kong, me asegure de tener claro en que puerta tenia que embarcar a Tokio ya que el aeropuerto es gigantesco. Por suerte el wifi es super rápido y gratis. Así que fueron unas 3 horas de relajarme y esperar.

Hong Kong departure screen

Todo bajo control – Hong Kong

 

Tokyo; 33 grados a la sombra pero feliz

A las 6 de la tarde del viernes llegue al aeropuerto de Narita donde me estaba esperando mi amiga Nai para ir a dejar mis cosas en la casa de mi host (Couchsurfing) y salir a tomar algo. Aproxidamente son 2 horas del aeropuerto al centro de Tokyo si vas en tren, y cuesta aproximadamente 1200 yenes.

Lo mas importante de hacer una vez llegado a Tokyo, o quizá antes, es pensar de que manera te vas a mover por la ciudad. Hay muchos tipos de tickets, unos que sirven solo para tren, otros para metro, otros para todos los transportes, diarios, por 2 días o por 3. También están las tarjetas Pasmo y Suica. La compras por 500 yenes en todas las estaciones, la recarga con lo que necesites y vas pagando por viaje individualmente. Tambien podes usarla en las famosas “vending machines” y muchos “convini” (convenience store).

Tarjeta Pasmo

Item fundamental – PASMO

 

Ya con mi tarjeta lista, nos tomamos el tren al centro de Tokio. La verdad es que no me acuerdo que linea era. Estaba demasiado distraído mirando todo lo que siempre había imaginado, muy cansado y con mucho calor. Que lo recuerde tampoco haria mucha diferencia, Nai que vive en Tokyo hace 2 años se equivoco de tren así que nos bajamos en una estación en el medio de la nada para esperar al otro y retomar camino.

Vagon para mujeres, Tokio

Me llamo mucho la atención que existiera un vagón exclusivo para mujeres.

 

Cuando llegamos a Shimokitazawa, nos encontramos con otros 2 viajeros, Hugo y Timmy, un francés y un estadounidense, que tenían la llave del departamento de Quyen, la chica Vietnamita que me iba a hospedar. En ese momento ya no sabia con que me iba a encontrar. Una chica hospedando a 3 tipos desconocidos era inusual pero no imposible.

Despues de dejar las cosas salimos a caminar y buscar un ‘Izakaya’ que son bares donde también sirven comida, algo así como tapas. Ah, si antes que me olvide; las primeras impresiones de las calles de Japón fueron surreales, me sentía drogado. Shimokitazawa es una mezcla entre lo tradicional y lo moderno, las calles son angostas y los edificios bajos. Esta colmado de bares, muchos diminutos donde solo entran 6 personas sentadas en la barra y otros mas grandes, pero esos en su mayoría están en el subsuelo de los edificios, ósea que solo ves una puerta o unas escaleras y un cartel en la vereda. Hasta que no entras no sabes como es el lugar.

Manga Reader in Tokyo

Magna Reader in Shimokitazawa

Como era mi primera noche yo tuve que elegir el lugar. La calle me daba mucha curiosidad, así que elegí uno con una mesa para 4 justo al lado de la vereda. Comimos bien pero tomamos mejor.

Convenientemente las convini se encuentran en todas partes y están abiertas 24/7, lo que te permite seguir tomando algo mientras disfrutas de la noche de verano nipona.

Para la 1 de la mañana en busca de un bar, encontramos a un par de japoneses mas borrachos que nosotros y regalando abrazos.

A las 2 ya había aprendido a pedir fuego en Japones y lo estaba poniendo en practica constantemente.

A las 3 ya había dejado de ser funcional. Entre el alcohol y el cansancio. No me quedaba otra que terminar mi noche e intentar dormir.

Apartamento en Shinjuku, Tokio

Primera mañana en Shinjuku, Tokio

Al otro dia. Despues de tomar muchos vasos de agua, con resaca y totalmente exhausto me entretuve un rato con la television Japonesa y salí a la calle nuevamente para empezar el sábado.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *